La empresa se sube a la nube

 

La empresa se sube a la nube

El 73% de las compañías españolas han incrementado su inversión durante todo 2014.

nu

 

 

La gran empresa ha migrado a la «nube». Al menos, pasea sobre ella. La pyme en España, lejos de sus hermanos más internacionales, ha comenzado a adoptar este tipo de tecnología que destaca, entre sus ventajas, la posibilidad de utilizar servicios de internet y software sin disponer de la estructura necesaria que hace falta para mantener.

 

 

 

Los gigantes de la tecnología como Google, Oracle, Microsoft, NEC o Amazon luchan por abrirse un hueco en este negocio tan contenido, en el que salen soluciones de todo tipo cada día. Los servicios «cloud computing» se han convertido en la tercera prioridad tecnológica de las empresas en aras de mejorar sus productos y avanzar sobre el terreno de la modernidad.

De hecho, dos tercios de los directores generales españoles consideran que este tipo de servicios en la «nube» son muy importantes para la estrategia tecnológica de sus compañías. El 73% de las mismas han incrementado su inversión durante todo 2014, según datos extraídos por el último informe elaborado por la firma de análisis Penteo que vaticina un rápido crecimiento para los dos próximos años. Así, en 2016, el 68% de las empresas españolas contarán con soluciones «cloud», lo que significa que, prácticamente, se invertirá la proporción actual de IT tradicional (pasará del 70% al 32%).

El objetivo, dicen los expertos, es lograr escalabilidad y pago por uso, lo que se traduce en mayor flexibilidad, agilidad y en evitar invertir en infraestructura. Las empresas, no obstante, coinciden según además en señalar que el factor clave del éxito de un proyecto «cloud» reside en la correcta elección del proveedor.

Nuevas reglas

A juicio de este experto, este tipo de servicios «cloud» para empresas han permitido cambiar las reglas del juego y en la forma de consumir, y repartirse, entre todos, el esfuerzo tecnológico. «Esto cambia mucho la capacidad de trabajar porque no se tiene que destinar grandes inversiones para una infraestructura que, quizá, una determinada empresa utiliza únicamente en varias ocasiones al año», agrega. «Desde un punto de vista de implementación no te va [por la empresa] a cambiar nada. Permite reducir el impacto financiero al no tener que hacer una inversión inicial para arrancar la plataforma. De hecho, hay servicios que sería casi imposible montar un servicio importante como Pinterest», insiste.

Haciendo un símil cercano, es como el consumo de luz. «Hace unos cien años las empresas necesitaban tener su propia generadora de electricidad y, ahora, abres una empresa pero utilizas un proveedor. Aquello [la electricidad] no daba un valor añadido al negocio pero lo necesitabas para producir tu producto», subraya.

Crecimiento exponencial

Los últimos datos de la firma de análisis Gartner pronostican que en este 2014 las inversiones globales en tecnologías de la información crecerán en torno al 2.1% y alcanzarán los 3.7 trillones de dólares. Para 2018, la inversión en materia de TI alcanzará 4.3 trillones de dólares y que en 2017, el 50% de las compañías a nivel global tendrán modelos de «nube» híbridos.

«El cloud es un fenómeno que desde hace algunos años es impulsado por las tendencias de movilidad y ubicuidad que permean la mayoría de las actividades de los individuos en su trasformación a entes digitales. Las nuevas tecnologías, incluyendo los servicios de Cloud que las empresas están adoptando, forman parte de estas tendencias.

Soluciones españolas

La firma española Flexxible IT, especializada en «cloud» y escritorios virtuales, considera que la mayoría de servicios de «cloud» público los datos de los clientes están en el mismo entorno virtual que el de otros lo que puede suponer un agujero de seguridad. «Nosotros, a diferencia de otras nubes, contamos con un entorno privado por cliente para garantizar el aislamiento de cada uno de éstos, además de medidas de seguridad extremas y diferenciadas de otros servicios cloud para garantizar la invulnerabilidad y la continuidad de los datos de los clientes», comenta Sebastià Prat, director general de Flexxible IT.